jueves, 14 de octubre de 2021

Las Tablas de Daimiel empiezan a inundarse con los pozos de emergencia


El Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, uno de los humedales más singulares de la Península Ibérica, con apenas 24 hectáreas de terreno inundadas de las 1.750 que son susceptibles de serlo, ha comenzado a recibir agua de los sondeos de emergencia con los que cuenta este espacio natural.

Según han informado este miércoles a Efe fuentes del Organismo Autónomo Parque Nacionales, el pasado 28 de septiembre se procedió a la puesta en servicio de la batería de sondeos de emergencia del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel en conformidad con el acuerdo de la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha.

La puesta en marcha de la batería de pozos, que aportarán un caudal de 1 metro cúbico por segundo durante ocho horas diarias, se ha producido después de que se recabara la autorización especial de bombeo de 10 hectómetros cúbicos de agua otorgada por la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

El bombeo ha comenzado coincidiendo con el inicio del otoño con el objetivo de conseguir que se completen los ciclos biológicos de la biocenosis presente en este espacio natural, tanto de la fauna como de la flora.

También permitirá garantizar la humectación del paquete de turbas del Parque Nacional, evitar el riesgo de autocombustión y conseguir una lámina de agua que favorezca la invernada de las aves acuáticas en Las Tablas de Daimiel, han precisado estas fuentes.

Tras el periodo estival, la superficie encharcada en el Parque se había reducido hasta las 24 hectáreas, lo que supone uno de los niveles más bajos de encharcamiento del humedal registrados en los últimos años.

La bajada de las temperaturas al comienzo del otoño, han indicado estas fuentes, garantiza la eficiencia del bombeo, minimizándose la evaporación y adaptándose a lo largo de este tiempo a las condiciones meteorológicas.

La última vez que se puso en marcha la batería de sondeos de emergencia al parque nacional fue el pasado mes de mayo, en el que se llegaron a bombear un total de 288.000 metros cúbicos.

Estos bombeos llegaron a conseguir el objetivo de ralentizar el proceso de desecación de la zona inundada comprendida entre el Molino de Molemocho y el Ojillo y garantizar así la cría de las aves acuáticas y que las plantas subacuáticas completasen su ciclo biológico produciendo esporas permitiendo su continuidad.

Previamente, en el año 2020 también se puso en marcha esta batería de pozos de emergencia durante los meses de marzo y abril llegándose a bombear 3.757.415 metros cúbicos que permitieron incrementar la inundación del parque nacional de las 75 hectáreas iniciales hasta las 312 hectáreas al final del bombeo.

Ese mismo año, entre los meses de octubre y diciembre también se activó la batería de pozos de emergencia hasta incrementar la superficie inundada del parque de las 34,50 hectáreas a las 336 hectáreas con la aportación de 5.461.554 metros cúbicos de agua.

FUENTE https://www.ondacero.es/emisoras/castilla-la-mancha/ciudad-real/noticias/tablas-daimiel-empiezan-inundarse-agua-sondeos-emergencia_20211006615d70a85b8c7a00012f3306.html 

miércoles, 13 de octubre de 2021

Las Grullas, el gran atractivo turístico de Las Tablas de Daimiel en los meses de otoño e invierno

 



El sonoro trompeteo de las grullas alborota desde hace días los cielos castellanomanchegos, donde la observación de estas grandes aves, que llegan a sus cuarteles de invernada procedentes de países tan distantes como Noruega, Suecia, Alemania, Finlandia, Polonia, países bálticos y oeste de Rusia, se ha convertido en un reclamo ornitológico.

Una muestra son los visitantes que acuden a los parques nacionales de Cabañeros y Las Tablas de Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, lugares que desde hace unas semanas están recibiendo miles de grullas que llegan para pasar el invierno huyendo de los gélidos fríos del norte de Europa.

Las posibilidades que brinda la Grulla común (Grus grus) de poder ser identificada con facilidad por su característico vuelo en forma de uve, por su gran envergadura -supera el metro de altura-, por su vistoso plumaje gris, y por el escandaloso sonido que emite, la hacen ser centro de atención de quienes eligen disfrutar de la naturaleza, ya sean conocedores o no del mundo de las aves.

Cabañeros y Las Tablas de Daimiel son unos de los muchos lugares de invernada que eligen las grullas, que también encuentran acomodo en otras zonas de Castilla-La Mancha donde obtienen el abundante alimento que necesitan.

 

La población invernante castellanomanchega de grullas, con 27.500 individuos, representa el 18% del total de las Grullas que llegan a la Península Ibérica, según los datos de los censos elaborados por la Sociedad Española de Ornitología (SEO-BirdLife) de los que son autores Javier Prieta y Juan Carlos del Moral.

Los datos de este censo pusieron de manifiesto que Extremadura, con 80.000 grullas, es la comunidad autónoma que recibe mayor número con un 53% de la población invernal total.

Castilla-La Mancha se situó en segundo lugar de preferencia de invernada de estas aves por delante de Aragón, que con un 16 por ciento y 24.350 ejemplares es el tercer lugar que acoge mayor número de ejemplares, por delante de Andalucía con 14.700 y el 10 por ciento de la población y, Castilla y León con 5.000 y el 3 por ciento de las grullas invernantes.

 

La calidez y el resguardo que le ofrecen las dehesas y las zonas húmedas llevan a estas aves a recorrer más de 2.500 kilómetros de distancia cada año, con el fin de aprovechar la seguridad y el alimento que les ofrecen estos lugares.

En los encinares encuentra la bellota caída, que es uno de sus alimentos preferidos, como también lo son los bulbos, las semillas, los brotes, los invertebrados, o los restos del maíz que han quedado en los maizales ya cosechado.

El avistamiento de las grullas es posible durante la mayor parte del día en las áreas que utilizan como comederos, si bien suele ser mucho más sencillo cuando llegan a ellas al despuntar las primeras luces del día.

También es fácil observarlas durante las puestas de sol, cuando abandonan los lugares donde se alimentan y emprenden viaje hacia los humedales donde encuentran un seguro refugio donde pasar las noches.

Para poder observar las grullas y disfrutar de sus elegantes movimientos pausados y reposados, es aconsejable ayudarse de los prismáticos, que garantizan siempre una mejor localización de las aves.

También es recomendable mantener en estos espacios naturales el silencio y evitar tratar de acercarse a las aves para no incomodarlas ni molestarlas, con el fin de que no se muestren huidizas.

Agencia EFE  Por Aníbal de la Beldad

ACTIVIDADES APTAS PARA LA OBSERVACIÓN DE GRULLAS


LAS TABLAS DE DAIMIEL (Parque Nacional) Observación de Grullas
Durante los meses de invierno, se acercan hasta el Parque Nacional Tablas de Daimiel miles de estos indivíduos, que vienen desde el norte de Europa. La llegada en los atardeceres, a las Tablas de Daimiel se convierte en todo un espectáculo.



CABAÑEROS (Parque Nacional) Nueva visita guiada 4x4 a la Raña de Cabañeros (Turno de atardecer)
Descubre el Parque Nacional de Cabañeros, a bordo de nuestros vehículos todo terreno y acompañado por un guía interprete. Un recorrido en el interior del Parque Nacional, recorriendo la Raña de Santiago, conocida como el Serengueti Español.