El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

lunes, 25 de abril de 2011

La focha moruna, el ave más amenazada de España, regresa al P.N. Tablas de Daimiel


Fulica Cristata / Focha Moruna o Cornuda


La recuperación ambiental del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel ha hecho posible el regreso de la focha moruna (fulica cristata), una de las aves más amenazadas de la península, catalogada en peligro crítico de extinción y de la que apenas hay 96 parejas reproductoras en España.
Las Tablas de Daimiel son protagonistas estos días de un incesante ir y venir de visitantes que acuden atraídos por el buen estado que presenta el humedal manchego, pero otros muchos acuden con la intención de observar las miles de aves de distintas especies que encuentran acomodo en este lugar.
Una de las especies que concitan el interés de naturalistas y ornitólogos es la focha moruna, un ave que se ha convertido en una rareza dado el escaso número de ejemplares que existe y su restringida presencia en humedales de la Península Ibérica.
La recuperación de Las Tablas de Daimiel como ecosistema húmedo ha permitido que dos parejas de esta especie se hayan asentado en este lugar y, según los técnicos del Parque, es probable que alguna de estas parejas pueda llegar a criar después de muchas décadas ausente de este espacio.
El último censo de focha moruna publicado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) en 2007 estimaba la población reproductora en España en 96 parejas, de las que el 80 por ciento cría en Andalucía, el 10 por ciento en humedales valencianos y el 5 por ciento en las Islas Baleares y Cataluña.

El aumento de la población

Según este mismo censo, la población española de focha moruna estuvo prácticamente extinguida en la década de los años 90, quedando relegada la población a unas pocas parejas en varias lagunas gaditanas.
Desde entonces, la especie ha sufrido fluctuaciones extremas en el número de efectivos reproductores, que ha visto cómo se recuperaba en la última década debido a diversas iniciativas, como la puesta en marcha de programas de cría en cautividad que se están desarrollando en Andalucía y la Comunidad Valenciana.
Otras de las causas que ha hecho posible una tímida recuperación del aumento de la población ha sido el desarrollo de programas de reintroducción y la recuperación hídrica, que han registrado algunos humedales como consecuencia del último período de lluvias, señala el Libro Rojo de las Aves de España de la Dirección General para la Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente.
El ejemplo más significativo de estos casos es el del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel que hace tan sólo unos años se encontraba seco y después de mantenerse inundado por segundo año consecutivo ha comenzado a albergar especies de las que hacía lustros que no se tenía constancia.
A pesar de la mejoría que ha sufrido la población de focha moruna, esta especie sigue estando en grave peligro de extinción debido, fundamentalmente, a la pérdida y degradación de sus hábitats y a la caza por confusión con la especie cinegética focha común (fulica atra).

La focha moruna

Se puede distinguir pese a su aspecto similar a la focha común por lucir en la parte superior del escudete frontal un par de protuberancias rojas, especialmente grandes y llamativas durante su periodo nupcial.
Mike Grimes, naturalista y ornitólogo irlandés que estos días ha acudido al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel para disfrutar de la observación de la focha moruna, ha explicado que esta ave también es conocida por recibir el nombre de focha cornuda.
Grimes señala que se trata de un ave de tamaño mediano, que vive en humedales con agua dulce o ligeramente salobre de carácter permanente o temporal y cuya dieta principal son las plantas acuáticas.
Para este naturalista, la focha moruna constituye hoy en día una de las mayores rarezas de la avifauna ibérica por su escasez y por el hecho de estar en una situación crítica que, de no paliarse, puede condenarla a la extinción en poco tiempo.

  • La recuperación ambiental permitió que dos parejas se asienten en el Parque
  • En 2007 se estimaba en 96 parejas la población reproductora en España
Fuente:  EL MUNDO   /   Efe | Ciudad Real


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Experiencias de Viajeros