El parque  ::   La visita  ::   Visitas guiadas  ::   Actividades  ::   Alojamientos

lunes, 30 de enero de 2012

Experiencia Viajero: Tablas de Daimiel, un oasis en medio de la Mancha


En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme… probablemente el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha tuvo ya la ocasión de cabalgar por los numerosos “humedales” de la zona, porque durante años y hasta hace no tanto tiempo, gran parte de la Mancha era un terreno fértil y húmedo como lo demuestra este pequeño reducto de tierra convertido hoy en Parque Nacional.

Se trata del Parque Nacional más pequeño de los 14 que hay declarados en España y  probablemente es uno de los más curiosos ya que aquí no se encuentran grandes bosques o montañas, si no que se trata del resultado natural del curso de dos ríos, el Guadiana y el Cigüela, que provocan un encharcamiento de la zona que atrae a diferentes aves migratorias que pasan aquí unos meses todos los años.

El parque está lleno de curiosidades, como que las aguas del Cigüela son salobres y estacionales mientras que las del Guadiana son permanentes y dulces, que el subsuelo de la Mancha está formado por un material poroso que absorbe y acumula el agua (de ahí lo del humedal), así como lo entrañable del momento en el que los guía desenfundan de su bolsillo como si de un John Wayne naturalista se tratara las guías de aves para consultar y mostrarte el ave que acaba de pasar revoloteando, entre otras.

La visita se puede hacer por tu cuenta, si bien recomendamos contratar los servicios de la empresa que gestiona las visitas guiadas, Destinos Manchegos, bastante eficientes desde la reserva por internet como durante las visitas. Existe una vista guiada básica que dura aproximadamente 2 horas y que se hace a pie recorriendo las conocidas pasarelas de madera haciendo paradas en diferentes puntos para divisar aves (patos, garza, ánade, avetoro,..) acompañados de un guía de la zona pertrechado con un telescopio especial para el avistamiento de las mismas. Este mismo recorrido por la isla del Pan se puede hacer por tu cuenta, pero lógicamente te pierdes lo más interesante, la explicación de los guías. En función de la época del año las horas de las visitas varían buscando hacerlas siempre cuando los animales son más visibles.

Otra visita más completa complementa a la anterior con otra visita adicional en jeep al parque que dura otras 2 horas. Se realiza bordeando el humedal y salvo que seas un enamorado de los parques naturales considero que la primera opción es más que suficiente. La del jeep amplía algo más la primera visita, recorre alguna casa de sus primeros habitantes y cuentan cómo vivían y cuentan el problema que tuvieron hace unos años cuando se incendió el parque por el subsuelo, pero las pasarelas y las aves están principalmente en la primera parte. Si vas con niños, definitivamente la primera es la ideal.

La zona presenta otros atractivos para completar un fin de semana como una visita a Almagro, la zona de los molinos en Campo de Criptana,.. o se puede plantear como una visita en el día desde Madrid (a 2 horas en coche). En la página web se ofrecen una amplia selección de alojamientos desde albergues hasta hoteles.

Confío que sea un lugar del que si queráis seguir acordándoos una vez lo hayáis visitado y disfrutado.

www.lastablasdedaimiel.com

correo@lastablasdedaimiel.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Experiencias de Viajeros